Lo ultimo en el Foro
".ucfirst(strtolower(utf8_encode($k)))."..."; //$k } } // //-------------------[ DO NOT EDIT UP HERE ]-------------------------- ?>
Animalistas
Elrefugio Peta WSPA Pacma Igualdad Animal Equanimal Aspca Anaa Altarriba Apasos Vitoria Apap Alcalá
Ultimas noticias

Leonhard Seppala Imprimir E-mail
Escrito por Mordisquitos   
Jueves, 07 de Enero de 2010 11:14

Leonhard SeppalaDe origen noruego, nacido en una familia muy humilde de campesinos y pescadores que emigraron desde Noruega a la zona norte de Finlandia y hasta Suecia durante los siglos XVIII y XIX, siendo en la actualidad comunidades integradas aunque minoritarias en Noruega. Nació en la localidad de Skibotn el 14 de septiembre de 1877 y junto con su familia, se trasladó al pueblo, de economía principalmente relacionada con la pesca, Skjervøy, dos años más tarde, donde su padre trabajó como herrero y pescador. Leonhard Seppala se convertiría décadas más tarde en uno de los nombres propios más importantes de la historia de Alaska.

Leonhard Seppala (se pronuncia LEH-nerd SEHP-luh) era el más mayor de sus hermanos y comenzó a trabajar muy pronto junto a su padre para ayudar a la economía familiar. Con 12 años de edad, acompañaba a su padre a pescar a Finnmark, la parte más al norte de Noruega. Los trabajos que realizaba Leonhard siendo menor eran cebar anzuelos, cocinar, fregar y lavar la ropa. Aunque en la actualidad puede parecer mucho trabajo para un menor que no habia llegado a la adolescencia, ganaba algo de dinero como para ayudar a su padre, hasta el año 1897.

Cuando cumplió 20 años de edad, Seppala viajó hasta Kristiania, conocida en la actualidad como Oslo. Trabajó durante unos meses para Aker Mechanical Industries, y posteriormente en C.F. Andersersen, donde logró formarse. Estando todavia en Kristiania, se encontró con una antigua amiga, Margit que habia llegado igual que él buscan oportunidad laboral. Se llevaban muy bien y formaron pareja, pensando en casarse, sin embargo sus planes se truncaron dramaticamente al fallecer Margit. Seppala decidió volver a Skjervøy, trabajando como forjador en la herrería junto a su padre.

En 1899, comenzaron a llegar noticias de los hallazgos de las minerías de oro en Klondike, parte del territorio de Alaska que fue adquirido por Estados Unidos, asi como más personas emigraron a las zonas del Yukon en Canada, cuando estalló el llamado Gold Rush o la fiebre del oro. Seppala leía los titulares de los periodicos y se interesó por la oportunidad de ir hasta Alaska, logró informarse mejor gracias a Jafet Lindeberg (nombre que se pronuncia "YAH-feht LIN-deh-berg uno de los llamados los "tres suecos afortunados" que descubrieron oro en Anvil Creek, cerca de la población de Nome. De vuelta a casa, en su mente estaba el oro, los yacimientos mineros y otras fantasías. Seppala entabló amistad con Lindeberg, quién le prestó dinero para ir hasta Alaska.

En 1900, Seppala se embarcó en un buque que llevaba a diferentes colonos europeos hasta Estados Unidos, con la esperanza de hacer fortuna en las minerías de Alaska, en realidad todavía no era realmente una industria en esa parte del pais al menos como para dar trabajo a todos los colonos, pero Seppala logró trabajo en Pioneer Gold Mining Company. Llegó a Nome tras la travesía en el S.S. Ohio, el 14 de junio, comenzó a formarse en la mineria realizando variopintas tareas como dirigir un vagón tirado por caballos, deslizar un raspador para limpiar cajas y compuertas, asi como quitar la grava en Discovery Claim, en la zona de Anvil Creek. Durante los primeros años de expansión de Nome, los mineros escandinavos tenían muchas dificultades para hacer llegar reclamaciones, Seppala experimentó encuentros desagradables con algunos individuos indeseables al lidiar entre Pioneer Gold Mining Company y las reivindicaciones de los trabajadores inmigrantes.

Vivir en Alaska no era una experiencia fácil o acomodada, a principios del siglo XX, la mayor parte del territorio era inhóspito, naturaleza salvaje y poblaciones muy separadas entre grandes distancias de nieve, hielo, tundra y bosque, sobretodo las zonas centrales y el norte, más cercano al ártico donde además hay tormentas y viento polar. Inicialmente campamento de colonos y poblaciones nativas, pronto la afluencia de extranjeros llevó a la contrucción del pueblo de Nome, uno de los muchos pueblos mineros creados en el Gold Rush pero ninguno con semejante crecimiento. Nome está situada en la parte suroeste de la peninsula de Seward donde Norton Sound se encuentra con el mar Bering. Según las propias palabras de Seppala, trabajar buscando oro era un tipo de oficio sucio y duro, para romperse la espalda:

"Comienzo a comprender el gran error que cometí al venir hasta aquí para trabajar como un animal en vez de haberme quedado en la herrería, en Noruega."

Pese a ser bajo de estatura, 1.63 metros aunque con un peso de 65.8 kilos, era suficientemente fuerte para realizar el trabajo ganandose el favor de Lindeberg, haciendose valioso para la compañia. Se ofreció a Seppala trabajar en prospección para Pioneer Gold Mining Company, aceptó rapidamente:

"Un dia Lindeberg se dirigió a mi para ofrecerme que trabajase en prospección. El pago era de 10 dólares al dia. Acepté con tal de librarme de la rutina de la pala. Dentro de la banda de mineros, donde estabamos hombres escoceses y escandinavos, era de lejos el más bajo y no tenía tanta experiencia con la pala como ellos."

Su primer viaje fue remontar el rio desde Nome hasta Slate Creeks, con un equipo de ocho hombres y 11 caballos. Al inicio de las lluvias en el mes de septiembre, regresaron hasta Nome, donde Seppala escribiría sus primeras experiencias:

"Con la llegada del anochecer pienso habitualmente en la tienda de Noruega y lamento haber escuchado a aquellos oradores con la lengua de oro que me persuadieron para venir hasta Alaska. Pero solamente me puedo culpar a mi mismo. Queria aventura, y lo estoy consiguiendo... La vida en Noruega me parece ahora mucho más agradable cada vez que estoy trabajando de noche con la pala bajo la lluvia."

En el mes de diciembre de 1901, se difundieron rumores de un nuevo yacimiento de oro en Kougarok. Lindeberg envió a Seppala con algunos trabajadores de nacionalidad sueca, junto con dos equipos de perros de trineo. Fue el comienzo del trato entre Leonhard y los perros. Tras encariñarse de los perros de trineo, logró hacerse con dos ejemplares, a los que llamó "Jack" y "Nigger"; para Leonhard, los perros de Alaska eran animales extraordinarios que podian cargar tirando de peso que habria agotado a un perro ordinario."

Leonhard Seppala en una imagen de 1919 rodeado de lingotes de oro


Debido a incidentes relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas y enfrentamientos de lucha libre entre trabajadores inmigrantes, los colonos comenzaron a buscar otras formas más saludables de entretenerse en el tiempo libre tras la jornada en las minas. Observaron muy pronto que los nativos de Alaska criaban perros y se desplazaban en trineos, además de que este medio de transporte era muy utilizado para llevar la correspondencia porque el correo entre las poblaciones no tenia otros medios de comunicación, muy pronto nacieron las carreras de perros de trineo. En 1908, la primera carrera All Alaska Sweepstakes tuvo lugar en un recorrido que comenzaba en Nome hasta el pueblo de Candle, atravesando la peninsula de Seward por el interior de Alaska y de vuelta hasta Nome.

El año siguiente en 1909, un comerciante de pieles llamado William Goosak llevó un grupo de perros siberianos a competir a las carreras de Alaska. Muchas personas se rieron del tamaño mediano de los perros de Siberia, que por entonces eran casi la mitad del tamaño de los perros nativos. Pese a que nadie daba nada por aquellos perros, fueron los que se impusieron en las carreras, siendo muy superiores y despertando gran interés en los mushers de Alaska.

En 1910, un pudiente comerciante llamado Charles "Fox" Maule Ramsay importó hasta setenta perros de Siberia, llegados desde el pueblo de Markovo. Ramsay formó tres equipos de perros de trineo para competir en las carreras de 1910 en All Alaska Sweepstakes Race, los perros dominaron claramente la competición quedando en el primer, segundo y cuarto puesto. Seppala no solamente encontró su gran pasión en las carreras de perros de trineo a partir de 1908, sino que también conoció a una mujer belga, Constance, llegada a Nome en 1905 y con quién se casaría manteniendose unidos el resto de sus vidas.

En 1913, Jafet Lindeberg convenció a Leonhard Seppala para entrenar a un grupo de perros Siberianos que habia recibido como obsequio del conocido explorador Roald Amundsen, el primer hombre en lograr una expedición exitosa al polo sur. Eran un total de 15 perros, hembras y cachorros incluidos. Amundsen estaba planeando realizar una expedición al polo Norte, y Lindeberg pidió a Seppala que entrenase a los perros para la dura tarea. Aceptó encantado, Seppala se había convertido en poco tiempo en un adepto musher, conduciendo trineos de perros para Pioneer Gold Mining Company, conduciendo por un trazado ferroviario abandonado para realizar su trabajo. Semanas después Amundsen canceló la expedición y Lindeberg regaló los perros a Seppala. Fue el comienzo de un programa de cria que llevaria a cabo por su cuenta Leonhard Seppala, junto con más perros que importaría hasta Alaska a través de Ramsay, Goosak y otros comerciantes. Estableció un criadero de invierno en Nome, y un segundo criadero en el interior, en Cape Horn, en una zona de tundra a 161 kilometros de distancia.

Leonhard Seppala en su criadero de perros siberianos


A finales del año 1913, Seppala se habia creado una reputación como musher o conductor de trineos tirados por perros, despertando el interés de Scotty Allan un corredor de las famosas carreras de trineos en Alaska. Allan presionó a Seppala para que participase en la carrera que se celebraría en 1914. Su equipo era bastante inexperimentado, salvo por el perro líder, Suggen. Seppala también se cuestionó su propia resistencia, debido a que las carreras eran por lo general de cuatro dias seguidos en competición con los rigores de un temporal con frio polar. Como era un gran seguidor de la carreras de perros de trineo decidió entrar en la competición, enfrentandose a mushers como Scotty Allan, Fred Ayer y John "Iron Man" Johnson. Era un recién llegado y no conocia los senderos, inicialmente el temporal no era muy desagradable para los corredores, hasta que una ventisca mantuvo atrapado a Seppala y sus perros en Topkok Mountain, que tiene zonas de caida en picado hacia las costas de la peninsula de Seward. Sus perros, empujados por el viento helado de la ventisca tan común en Alaska, perdieron el rumbo.

El grupo quedó muy cerca de la ladera de la montaña, si no fuese por la determinación de Suggen, habrían caido por un lateral de rocas a una altura de 183 metros directos a la costa del mar Bering. Seppala no llegó a finalizar su primera carrera de perros de trineo, pero la experiencia le sirvió para valorar todas las dificultades y los factores que se deben tener en cuenta como los senderos, el trato con los perros, el temporal. Los siguientes tres años hasta la detención de las carreras, pospuestas por la primera guerra mundial, Seppala dominó las carreras de perros de trineo. Continuó mejorando su reputación al transportar a oficiales del ejercito norteamericano y a empleados de Pioneer Gold Mining Company, ayudando en su area y en ocasiones sirviendo para transportar a algún herido. Cuando Suggen se hizo mayor, retiró al perro para que le sucediese su hijo Togo, un perro muy fuerte y con el caracter para liderar un equipo de perros de trineo.

En 1917, una ciudadana de Nome, llamada Esther Birdsall Darling escribió un poema en honor de Seppala y Togo, dicho poema puede leerse en la web http://www.baltostruestory.com/leonhardseppalap4.htm. Durante el año anterior, Seppala conducía un trineo tirado por Togo y los demás perros donde viajaba también Stevenson, el superintendente de Pioneer Gold Mining Company. Cuando alcanzaron Dime Creek tras un trayecto de 64 kilometros, un hombre se dirigió al grupo ensangrentado y con un ánimo alterado. Les contó que un amigo en común, Bobby Brown, se había cortado en el aserradero y se encontraba gravemente herido. Era un atardecer y el hospital más proximo se encontraba a una distancia de 99.8 kilometros en Candle, Sepp aceptó ir a buscar al hombre herido que además era corredor de las carreras de trineos tirados por perros; cuando lo encontraron, una de sus piernas estaba apenas unida al cuerpo por unos músculos. Estaba herido en la otra pierna y un brazo, sangraba horriblemente y no sabian como habia podido causarse semejante daño. Llegaron al hospital de Candle a las 11:00 PM de la misma noche, tres dias más tarde Brown murió, aunque se agradeció a Seppala y su equipo de 16 perros que pudiesen haber tratado de salvarlo.

La carrera por el suero de 1925


El logro más conocido de Leonhard Seppala es su determinante participación en la carrera del suero de Nome. Durante el mes de enero de 1925, se diagnosticaron numerosos casos de difteria en la ciudad de Nome, lo que hizo temer el brote de una epidemia de esta peligrosa y muy contagiosa enfermedad respiratoria. Lamentablemente no quedaban en Alaska suficientes unidades de anti toxina contra la difteria y el acceso por mar o por transporte aereo era muy complicado desde Seattle en los meses de invierno, al estar Nome muy cerca del círculo polar ártico. Durante un concilio se decidió de forma unánime votar una opción para realizar el transporte del suero mediante los perros de trineo, notificando a Leonhard Seppala para que comenzase a entrenar a su equipo compuesto por 20 perros, incluyendo al famoso líder Togo, y su hermano Fritz. Togo ya tenía una edad avanzada para un perro, 12 años de edad, lo cual tenía muchisimo mérito por la distancia, el temporal y la tarea que le había sido encomendada.

Leonhard Seppala y su equipo de perros liderados por Togo, viajaron durante un tramo de 146 km desde Nome a partir del 27 de enero hasta el 31 atravesando la tormenta. Tomaron el atajo por la zona helada de Norton Sound, y se dirigieron hasta Shaktoolik. Se podría decir que aunque la temperatura era cálida en Nome, −28.9 °C, pero no un frio tan extremo para esta zona del mundo, pero en Shaktoolik la temperatura estimada era de −34.4 °C, aunque los vientos helados creaban la sensación de un frio polar, −65.0 °C.

Henry Ivanoff y su trineo quedaron atrapados justo antes de llegar a Shaktoolik. Seppala creia que le quedaban hasta 160 km por recorrer y siguió desplazandose para dejar Norton Sound antes de que le golpease de lleno la tormenta. Gracias a los gritos de Ivanoff avisándole de que portaba el suero pudo detenerlo y evitar una confusión que habría retrasado mucho más la carrera.

Con las noticias del empeoramiento de la epidemia, Seppala decidió enfrentar la tormenta tomando nuevamente la ruta por Norton Sound pasando por el hielo abierto hasta llegar a Ungalik, tras el anochecer. Togo dirigió al grupo directamente hasta el punto de Isaac, del otro lado de la costa helada a las 8 PM. En un dia, este perro recorrió 84 millas (135 km), con una velocidad media de 8 mph (13 km/h). El grupo descansó hasta retomar la ruta a las 2 AM, en la madrugada del dia siguiente.

Durante la noche la temperatura bajó hasta los −40.0 °C, junto con la fuerza del viento que era de 105 km/h. Los perros atravesaban el hielo guiandose por la linea de la costa para orientarse en un terreno tan accidentado. Atravesaron Little McKinley Mountain, en un recorrido que obligaba a subir hasta una altura de 1,500 m sobre el nivel del mar. Tras descender hasta una casa para mushers en Golovin, Seppala cedió el testigo del suero al musher Charlie Olsen el dia 1 de febrero a las 3 PM.

Nada más comenzar febrero el número de casos de difteria llegó hasta los 28 enfermos. El suero que iba en camino era suficiente para tratar hasta 30 pacientes. Durante el último tramo la ventisca llevaba unos vientos de hasta 130 km/h, Welch ordenó que lo más sensato era descansar y posponer la carrera hasta que pasase la tormenta, razonando que una parada era preferible al riesgo de perder toda la carga, poniendo en peligro más vidas. Se mandaron mensajes a Solomon y Point Safety antes de que las lineas quedaran inutilizables.

Olsen se había separado del sendero, sufría los efectos de la congelación en sus manos tras colocar mantas a los perros. El viento polar era de −56.7 °C, aún con todo ello, llegó a Bluff el dia 1 de febrero a las 7 PM con mal aspecto, pero alcanzó la población de destino. Gunnar Kaasen esperó hasta las 10 PM pensando en que la tormenta fuese desapareciendo, pero no hizo más que empeorar asi que partió rapidamente ya que el temporal difuminaría el sendero y probablemente se perderían durante el camino.

Kaasen atravesó su tramo por la zona de Topkok Mountain, Balto lideró el trineo por lugares de tan baja visibilidad que Kaasen no llegaba a ver a los perros situados delante. Pasó más allá de 3 km sin detenerse en Solomon antes de darse cuenta pero continuó. Los vientos que jugaban con el trineo eran tan fuertes tras pasar Solomon que el musher se dejó caer el cilindro que contenía el suero en la nieve. Sus manos se congelaron mientras trataba de palpar el cilindro con la anti toxina buscandolo en la nieve.

Kaasen alcanzó Point Safety el dia 2 de febrero a las 3 AM. Ed Rohn creia que Kaasen y su relevo se había detenido en Solomon, así que seguía durmiendo. Pensando en las inclemencias del tiempo y en que se tardaría más tiempo en poner en marcha el equipo de Rohn, añadiendo que Balto y los otros perros estaban rindiendo mucho más de lo esperado, Kaasen se apresuró a realizar las últimas 25 millas (40 km) hasta Nome, alcanzando Front Street a las 5:30 AM. Ni una sola ampolla con anti toxina se había roto y los tratamientos podrían estar listos esa misma noche.

Leonhard Seppala y Togo en primer plano


Juntos, los diferentes equipos de perros de trineo y sus mushers cubrieron una distancia de 674 millas (1,085 km) en un tiempo de 127 horas y media, fue considerado un record mundial con el añadido de haber sido realizado con temperaturas bajo cero, ventisca y vientos huracanados. Sin embargo, cabe recordar que varios perros se congelaron y murieron durante la travesía. Tras el desigual reconocimiento por la hazaña de la carrera del suero a Nome, se levantó bastante resentimiento hacia Balto y su musher, Kaasen. Según la opinión de Leonhard Seppala, Balto era un perro de segunda clase que no quiso incluir en su equipo. Seppala fue enviado según pensaba en una carrera de un solo musher para alcanzar la carga del tren en Nenana. Después de que ya estuviese en camino por el sendero, se acordó realizar más relevos. Seppala recorrió una distancia de 270 km por las zonas más peligrosas de la ruta. Fue al encuentro del portador del suero y recorrió en su vuelta otros 146 km, sumando en total una distancia de 420 Km, hasta entregar el testigo a Charlie Olson. Charlie cargó con las anti toxinas contra la difteria durante 40 km hasta Bluff donde el testigo pasó a manos de Gunnar Kaasen.

Kaasen debía dar el suero a Rohn en Port Safety, pero Rohn dormía y Kaasen decidió no despertarle, prosiguiendo hasta llegar a Nome. En total, Kaasen y Balto recorrieron un total de 85 km, muchos pensaron que su decisión de seguir hasta destino sin avisar a Rohn estuvo motivada por la búsqueda de gloria, para acaparar la atención y quedarse con el reconocimiento para si mismo y para Balto, sin tener en cuenta a los demás mushers participantes. Para Seppala era evidente que Togo fue el verdadero héroe de la carrera por el suero de Nome.

Antes de la carrera por el suero, Balto, que había sido criado por Seppala, era desconocido, no habia sido considerado un perro suficientemente fuerte en su constitución como para ser lider y tirar del trineo, dirigiendo a los demás perros. Su equipo de perros, que conducía Gunnar Kaasen, se convertiría en una celebridad por ser el último relevo, puesto que el reconocimiento se asoció unicamente a la persona y a los perros que llegaron a completar la hazaña, los demás mushers y sus perros quedaron eclipsados al no aparecer en la llegada a Nome. La prensa ensalzó a Balto, sin mencionar a los demás perros y sus mushers, debido a estos sin sentidos, Seppala comenzó a enfurecer y generar un resentimiento hacia Kaasen y sobretodo hacia Balto.

Kaasen y Balto tras la llegada a NomeBalto había nacido en el criadero de Seppala quien lo habia entrenado, aunque no tenia medidas claras sobre lo que el estandar para perros de trineo debía de ser, el simplemente comprobaba a ojo si el perro era de complexión fuerte y caracter equilibrado. Seppala no debió tener tampoco en cuenta que Balto era sencillamente un perro, y que quienes, de forma más racional, debian ser objeto de su enojo eran la prensa y el musher Kaasen. Lo que consumía a Seppala era que no se reconociese a Togo como el verdadero héroe y sin el cual no se podría haber logrado el transporte del suero:

"Lo que más me molesta, en el hecho de que Balto, ese perro miserable, se llevase el honor de los logros de Togo, es que por esos titulares Balto fue considerado como el mejor perro de Alaska, incluso aunque se sabía que nunca había estado incluido en ningún equipo ganador. Lo sé porque crié tanto a Balto como a Togo."

Un productor de Hollywood, Sol Lesser, queria invitar a Gunnar Kaasen y a Balto, junto con su equipo de perros de trineo para que participasen en una película sobre la hazaña de la carrera por el suero de Nome. Seppala, quien era propietario del criadero donde estaban los perros, decidió ceder y permitir la salida de Balto junto con otros perros como Fox, Billy, Sye, Tillie, Alaska Slim and Old Moctoc para que fuesen parte del equipo de Kaasen, quien era otro empleado de la misma empresa minera. La popularidad de Balto culminó en un monumento de Central Park, en New York City, donde se encuentra la estatua realizada por Frederick Roth de New Jersey; Seppala no habia pensado en que llegaria a tanto.

En 1926, Seppala preparó el mismo un tour junto con sus perros para dar a conocer a Togo y los demás miembros de su grupo de perros de trineo. Para facilitar la atención hacia Togo, Seppala se puso en contacto con Roald Amundsen, para que llamase a Kaasen pidiendole que volviese de inmediato a Nome. Seppala era el superior directo en la empresa y Kaasen no tuvo mucha opción, pero al regresar, no tenia muchos recursos financieros para volver con los perros asi que los dejó en manos del promotor de la gira quien los puso en un extraño museo de Los Angeles. Los perros malvivieron alli hasta que llamaron la atención de un hombre de negocios de Cleveland, Ohio llamado George Kimble. Quiso comprarselos al dueño del museo, Sam Houston que pedía la suma de $2,000.00; utilizando sus contactos con medios de comunicación, George levantó una campaña de recogida de fondos para salvar a los perros, que no eran atendidos. Al décimo dia ya se habia logrado la suma acordado y los perros pudieron ser atendidos, alimentados y trasladados hasta Brookside Zoo donde permanecieron hasta sus últimos dias de vida.

Cuando Seppala y sus perros hicieron un tour por NY y aparecieron fotografiados en Madison Square garden, Togo comenzó a recibir atención además de obtener una medalla entregada por Roald Amundsen, entonces Seppala sintió que Togo ya estaba recuperando el reconocimiento que merecía.

En New England, la parte al noreste de los Estados Unidos donde se encuentran New York, Connecticut, Rhode Island, Massachusetts, Vermont, New Hampshire y Maine, Seppala y sus perros aceptaron la invitación a una carrera de trineos invitados por el criador de perros Chinook y musher, Arthur Walden en la localidad de Poland Spring, Maine. Seppala y sus perros se impusieron con facilidad, además de levantar expectación ya que allí nunca se habían visto perros husky siberianos; además Seppala hizo amistad con una criadora de la zona llamada Elizabeth Ricker. Ella estaba interesada en crear un programa de cria con los perros siberianos, Seppala dejó a su cargo a todos los perros incluido Togo además de traer más perros desde Siberia y Alaska, de modo que alli se fue realizando la preservación de la raza canina husky siberiano desde donde se pueden trazar las siguientes generaciones a casi todos los perros husky que viven en la actualidad en Estados Unidos. El dia 5 de diciembre de 1929, Seppala aceptó finalmente que se durmiese mediante eutanasia a Togo, cuando ya tenia más de 16 años de edad.

Leonhard Seppala regresó a Alaska para trabajar en su antigua empresa, Pioneer Gold Mining Company que fue comprada posteriormente por Hammon Gold Fields, un monopolio establecido entorno a la extracción de oro. Terminó su asociación con la criadora en 1931 y se mudó con su familia a una casa en Seattle, y a Washington en 1946, para tratar de disfrutar de sus años de jubilación, aunque durante 1947 mantuvo un programa de cria de perros pura raza siberianos de ojos azules para el criadero Bow Lake Kennels en Earl Snodie. En 1950 visitó su antiguo hogar en Noruega por última vez, donde fue reconocido como musher por la Norwegian Sled Dog Association. En 1961, el periodista y escritor Lowell Thomas, invitó a Seppala y su mujer Constance a Alaska, donde fueron bien recibidos al ser recordados por muchas personas. Leonhard Seppala falleció en 1967, y su mujer unos años después; en junio del año 1999, los descendientes de Seppala levantaron un monumento en Skibotn. La gran moraleja de su vida fue que el hecho de emigrar para trabajar en las minas de Alaska buscando la prosperidad en la fiebre del oro, no le dió ninguna fama ni fortuna, sin embargo, fue su trato con los perros y su contacto con la disciplina del mushing, la conducción de trineos tirados por perros especialmente adaptados al frio polar y a las exigencias físicas de Alaska, asi como su posterior programa de cria lo que le hicieron ser conocido y exitoso.

Según una de las notas personales dejadas por Seppala: "No fui uno de los que hicieron fortuna cavando en busca de oro. Eso no importa realmente. Significó mucho más para mi que entrenase para el mushing y conociese el comportamiento de los perros polares. Mi experiencia me ha mostrado que no se consiguen mejores resultados por la fuerza o el trato duro. Los buenos perros que reconocen la autoridad del amo siempre están deseosos de cumplir lo mejor posible y de entender lo que se espera de ellos."
Comentarios
Añadir nuevo
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Website:
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Comenta tu opinión sobre este artículo. Nos interesa tu punto de vista. Por favor, los comentarios no son un formulario para realizar preguntas ni una forma de contacto. Si necesitas ayuda, dirígete a los foros. Este formulario se destina exclusivamente a comentar el artículo. Antes de realizar preguntas o transmitir tus dudas, por favor lee el comunicado acerca del uso de los foros, si quieres ayudarnos, resuelve las dudas en los foros sobre mascotas, es gratis y recibirás respuesta por parte de la comunidad. Muchas gracias por tu colaboración.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Artículos más leidos
Inicio
Noticias
Perros
Gatos
Acuario
Exoticos
Aves
Roedores
Equidos
Wiki
Cielo
Foro
Adopciones
Celebridades
Protectoras
Organizaciones
Legislacion
Curiosidades
Literatura
Citas sobre mascotas
Audiovisuales
Si quieres recibir las novedades publicadas directamente en tu bandeja de entrada de correo electrónico o por feed, puedes suscribirte gratuitamente.

Por feed

Por email

También puedes recibir novedades sobre mascotas y protección animal gracias a nuestro canal en la red social Twitter:


Gracias.
Animalistas conectados
Tenemos 42 invitados conectado(s)